comunicación interna decálogo

10 cosas que debes tener en cuenta en comunicación interna

In Comunicación corporativa, Comunicación empresarial, Mis blogs, Top 10 by adminrmLeave a Comment

Como comentaba en mi último post, la comunicación interna es una puerta para que nuestra compañía consiga mejores resultados, pues nos ayuda a motivar a nuestro equipo, a mejorar el clima laboral, a involucrar a nuestros trabajadores en la consecución de metas empresariales… Por ello creo importante este discreto y resumido decálogo sobre qué tener en cuenta a la hora de establecer un plan de comunicación interna.

  1. El objetivo: es prioritario tenerlo claro. Debemos analizar desde donde partimos, dónde queremos llegar y cómo lo queremos lograr. El objetivo principal puede ir desde facilitar la coordinación entre distintas secciones o trabajadores, a crear cohesión de grupo, a mejoran el clima laboral, a trasmitir los valores intangibles de la empresa, a animar a conseguir ciertos objetivos… o a todo ello y más. Pero hay que tenerlo claro desde el principio y si a lo largo del tiempo cambia, replantearse el plan de comunicación interna.
  1. La fuente: La comunicación interna es responsabilidad del departamento de comunicación. Parece una obviedad pero no lo es, en muchas empresas que creen hacer comunicación interna, ésta depende de recursos humanos u otra política de personal. En realidad, la comunicación interna debe depender de la Dirección que delega esta función en Comunicación.
  1. El mensaje: No se debe limitar a la difusión bruta de información, sino que debe despertar el interés tanto por su contenido novedoso como por su estilo seductor. Además, el mensaje debe ser fácilmente comprensible y dinámico.
  1. No sólo mensajes institucionales. No sirven de mucho y no ayudan a mejorar ni el clima social ni la coordinación entre trabajadores. Se puede compartir información de nuestro sector, novedades en nuestra actividad, resultados o motivaciones de nuestra Responsabilidad Social Corporativa (¡muy importante!), etc.
  1. El destinatario: Debemos tener bien claro a quien va dirigido nuestro mensaje. No todos las comunicaciones deben ir a todo el personal. Diferenciemos entre la comunicación general y la segmenetada.
  1. Nunca información de segunda mano: No reutilicemos material de nuestra comunicación externa, no nos estamos dirigiendo al mismo público ni al mismo perfil. No intentemos vender a nuestros compañeros, colaboradores y/o trabajadores lo mismo que a nuestros clientes. Podemos usar un mensaje parecido pero adaptado a nuestro personal y siempre unos días antes de que llegue a nuestros clientes. Es una manera de hacerles sentir parte de la empresa.
  1. Los canales: Cuando pensamos en canales de comunicación interna a todos nos viene a la cabeza el mismo: el mailing de empresa. Es fácil, barato y te aseguras de que llegue (no de que sea leído), pero existen muchos otros que, sin substituirlo, pueden mejorar su efectividad y la de la comunicación interna en general: portales del empleado, newsletter cooperativos, reuniones informales, etc. No todos sirven para todas las empresas, por lo que cada corporación deberá buscar las que mejor se adaptan a su perfil (y no sólo la más sencilla de llevar a cabo).
  1. El boca a boca: No es cuestión de alentar la rumorología, de hecho uno de los objetivos de la comunicación interna es acabar con ella. Sin embargo, no debemos menosprecial el canal oral para comunicar ciertos mensajes, sobre todo cuando el contenido es de carácter más social. Ello aumenta la confianza de los trabajadores en sus directivos (que no necesitan un papel escrito para demostrar que han comunicado un mensaje) y el sentimiento de pertenencia a un grupo.
  1. Esperar respuesta: La comunicación interna debe ser un camino de doble sentido, por lo que el canal escogido debería ser participativo y permitir el feedback. De esta manera se involucra al personal que se siente parte de la organización.
  1. Hacer balance: El hecho de que los mensajes funcionen durante un tiempo, no significa que lo hagan “in eternum”. Analicemos periódicamente qué mensajes y canales han sido efectivos y porqué, si merece la pena seguir en este camino o sería bueno innovar para no aburrir. En definitiva, no nos durmamos en los laureles, ahora que funciona bien nuestra comunicación interna.

Y una de regalo:

Involucrar: La comunicación interna busca crear una especie de contrato emocional entre trabajadores, colaboradores, directivos… lo que nos permitirá una buena gestión de las relaciones personales que se traducirá en un buen ambiente de trabajo y, por lo tanto, repercutirá positivamente tanto en la organización como en los resultados de la empresa. Pero todo ello sólo se consigue si involucramos a todo el personal en la propia identidad de la compañía.

adminrm10 cosas que debes tener en cuenta en comunicación interna

Leave a Comment